• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Transparencia

DFR

Entrevista exclusiva con la presidenta de Transparencia Internacional. Su mirada sobre la Argentina y la región. El análisis sobre la corrupción, sus vínculos con la cultura y el boom del compliance.

“La gente y las normas son necesarias para generar el marco institucional adecuado, pero no son suficientes para enfrentar los problemas, sobre todo en sociedades anómicas”, dice.

"La corrupción no es un tema de cultura, raza o nivel de desarrollo económico. Corrupción puede haber en cualquier país del mundo, y de hecho la hay. Si uno revisa los diarios de la mañana en cada país, puede encontrar información sobre casos de corrupción de mayor o menor intensidad, más sistémicos o más arraigados. La diferencia entre los países tiene que ver con la reacción institucional y social ante esos casos. No creo que pueda hacer una cuestión de regiones, nuestro propio ejemplo de Latinoamérica es revelador en ese sentido. En el índice de percepción de corrupción, la mayoría de los países latinoamericanos estamos muy por debajo de la mitad de la tabla, es decir, en el caso de Argentina, seguimos aplazados porque no llegamos ni al 4, pero tenemos países como Chile o Uruguay que rankean alrededor de los 7 puntos entre los países menos corruptos del mundo. Procedemos de la misma cultura, somos muy similares, hemos sido colonizados con la misma línea, así que no creo que tenga que ver con eso", agrega.

Lea la entrevista completa haciendo clic sobre la imagen.

 

 

 

La corrupción no es un tema de cultura, raza o nivel de desarrollo económico. Corrupción puede haber en cualquier país del mundo, y de hecho la hay.

Si uno revisa los diarios de la mañana en cada país, puede encontrar información sobre casos de corrupción de mayor o menor intensidad, más sistémicos o más arraigados.

La diferencia entre los países tiene que ver con la reacción institucional y social ante esos casos.

No creo que pueda hacer una cuestión de regiones, nuestro propio ejemplo de Latinoamérica es revelador en ese sentido. En el índice de percepción de corrupción, la mayoría de los países latinoamericanos estamos muy por debajo de la mitad de la tabla, es decir, en el caso de Argentina, seguimos aplazados porque no llegamos ni al 4, pero tenemos países como Chile o Uruguay que rankean alrededor de los 7 puntos entre los países menos corruptos del mundo.

Procedemos de la misma cultura, somos muy similares, hemos sido colonizados con la misma línea, así que no creo que tenga que ver con eso.


© 2020 AUNO Abogados. Todos los derechos reservados.